Derecho al acceso al crédito de vivienda social

Derecho al acceso al crédito de vivienda social para “informales”

Por: Soc. Eduardo Pinedo Valdivia *

Si la población en edad laboral está ubicada en el más del 80% de nuestra economía, esta “informal” existencia requiere con urgencia leerse en sus verdaderas potencialidades, no solo se tratarìa de una importante porción de contribuyentes, nuevos contribuyentes y potenciales otros nuevos aportantes al sistema impositivo; sino y sin duda, su perfil innovador es su mejor apuesta. El sector de los trabajadores por cuenta propia (TCP) es un conglomerado de emprendedores del comercio minorista y mayorista, de los diversos servicios que facilitan la vida de las comunidades de usuarios y de productores de bienes de consumo.

Este sector con nombre y apellido va cobrando mayor importancia por varios factores, pero el mas relevante es su capacidad innovadora ya realizando inversiones propias en terrenos municipales, bajo convenios de concesión por usufructo, o en terrenos que como asociaciones adquieren para realizar sus sueños de un mercado puesto al día con las necesidades del público a quién satisfacer.

Va cobrando notoriedad de entre el pequeño mar de organizaciones económicas informales o poco formalizadas ante el estado, con una dinámica de crecimiento con coherencia relativa e innovadora de sus actividades y de su propia agenda de defensa y reivindicaciones.  Se reinventa a si mismo para generar formas de autoempleo que buscan romper los límites del subempleo. Y además da lugar a crecientes experiencias de micro, mediana empresa y pequeña industria. En suma, se muestra ante la sociedad en general distinguiéndose de la masa de “gremialistas” caracterizados por un sedentarismo, cuando menos inquietante.

Y lo más relevante es que no traza ninguna nueva élite y más bien convoca de forma constante a sumar formas de asociacionismo sectorial para mejorar las condiciones de actividad y vida de todos los miembros de la llamada “familia gremial”.

Por eso y por la serie de derechos que logró constitucionalizar (Art. 47.II “Las trabajadoras y los trabajadores de pequeñas unidades productivas urbanas o rurales, por cuenta propia, y gremialistas en general, gozaran pro parte del Estado de un régimen de protección especial, mediante una política de intercambio comercial equitativo y de precios justos para sus productos, así como la asignación preferente de recursos económicos financieros para incentivar su producción”; Art. 51.I “Todas las trabajadoras y los trabajadores tienen derecho a organizarse en sindicatos de acuerdo a ley”; Art.51.VII “Las trabajadoras y los trabajadores por cuenta propia tienen el derecho a organizarse para la defensa de sus intereses”; Art.56.I “Toda persona tiene derecho a la propiedad privada individual o colectiva, siempre que ésta cumpla una función social”; 56.III “Se garantiza el derecho a la sucesión hereditaria”; Y Art. 334 “En el marco de las políticas sectoriales, el Estado protegerá y fomentará: El sector gremial, el trabajo por cuenta propia, y el comercio minorista, en las áreas de producción, servicios y comercio, será fortalecido por medio del acceso al crédito y a la asistencia técnica…La producción artesanal con identidad cultural, la micro y pequeñas empresas, así como las organizaciones económicas campesinas y las organizaciones o asociaciones de pequeños productores, quienes gozaran de preferencias en las compras del Estado”.) merece atención y respuesta inmediata del Estado su reclamo, entre otros, de justicia para el acceso al crédito de vivienda social.



Estos trabajadores bolivianos “subempleados” – algunos analistas afirman que en el caso de Santa Cruz metropolitana el impacto de sus actividades económicas estaría en el orden de un 50% de la generación del producto interno local- son en verdad emprendedores guiados por un gran instinto y olfato para al comercio, los servicios y la producción artesanal unas veces y pequeño industrial otras. Ya cuentan con un muy buen récord crediticio, mediante el micro crédito con dos características sobresalientes unas altas tasas de interés anual, más del 30% y una bajísima morosidad, tanto que a juicio de los expertos es prácticamente imponderable.

Y lo que están demandando al gobierno central, es la homologación de los requisitos que ya cumplen para el microcrédito, para aplicar y poder calificar para la obtención de préstamos individuales o colectivos de vivienda social; demanda qué a la luz de los hechos concretos, ser un trabajador por cuenta propia, cobra no solo pleno sentido sino viabilidad financiera. Tienen capacidad probada de repago y sin mora, aunque sus formas de registro y contabilidad no sean formales, cual es lo que, en resumen, les niega el acceso al sistema más justo del pasado gobierno de don Evo Morales, el programa de vivienda social instituido en él. Pero la actual situación no es nueva, ya ocurrió durante aquel gobierno, como durante el del 2020 y ahora.

La clave es la voluntad política para el imperio de la CPE, el cumplimiento del Art. 47. II o del Art. 334 debieran bastar para demostrarlo, pero el sector sigue siendo considerado en las campañas proselitistas para uno u otro nivel del estado y luego el eterno olvido. Sin embargo de ello y por sus propias características, en base a su experiencia de luchas sociales, el sector se reafirma propositivo y plantea una adecuación normativa racional y justa al amparo de nuevos productos financieros para acceder al crédito de vivienda social y con ello, contribuir a la reactivación económica también desde el sector inmobiliario, además ya de lo realizado desde el comercio y la producción de servicios y bienes de consumo. No solo trata de justicia sino de una mínima inteligencia gubernamental y estatal.

Conoce A Nuestros Especialistas

Dr. Hernan Mariobo

Eduardo Pinedo Valdivia

Sociólogo Municipalista, analista y compilador de ideas. Fue director de Desarrollo Organizacional en el Municipio de La Paz, en el periodo de su transformación a la eficiencia y participación ciudadana, Antes de ello, fue también impulsor y gestor de la Participación Popular, la ley que se convirtió en un verdadero proceso de cambio irreversible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *